Ansiedad por coronavirus: ¿cómo reducirla?

Ansiedad por coronavirus: ¿cómo reducirla?

La gente habla acertadamente sobre la ansiedad por coronavirus en términos del estrés de la incertidumbre. Las constantes noticias sobre la pandemia pueden parecer implacables. Ya se trate de las estadísticas actuales sobre muertes y nuevos casos, las nuevas normas sociales establecidas por el Gobierno o la última figura pública para combatir el virus. Parece ser el único tema de conversación en las redes sociales. Tenemos distanciamiento social y para muchos la sensación de estar encarcelados dentro de la propia casa. Todo se está poniendo un poco demasiado.

No saber el futuro sobre nada, por supuesto, siempre fue el caso antes de que existiera la ansiedad por coronavirus. ¿Quién podría haber dicho con certeza que no habrían sido atropellados por un autobús al día siguiente? ¿Podríamos haber estado seguros de que nunca seríamos redundantes? Nadie sabe su futuro estado de salud. Pero ahora que tenemos una crisis mundial, estamos obligados a mirar a la incertidumbre de frente.

La duda y la vaguedad pueden llevar a una preocupación ansiosa. Eso es si nos detenemos en el futuro desconocido. Los pensamientos negativos pueden revolotear en el fondo de la conciencia y provocar ansiedad por coronavirus. Algunos de nosotros podemos enfocar nuestro pensamiento en ellos. Entonces los pensamientos preocupados pueden dar vueltas y vueltas en círculos sin llegar a ninguna parte. ¿Qué pasa si la economía no se recupera? ¿Tendré un medio de vida? ¿Qué pasa si me da el virus? ¿Quién hará lo que se necesita? ¿Moriré? No hay respuestas seguras posibles porque nadie sabe cuánto durará la pandemia y quién contraerá el virus.

Falta de apoyo social 

el tráfico está desapareciendo porque las escuelas, los clubes y muchos lugares de trabajo han cerrado hasta nuevo aviso. Como resultado, ya no tenemos el tipo de interacción social que proporcionan. Incluso con el contacto en línea, tenemos muchas menos oportunidades de compartir tiempo con amigos, familiares y compañeros de trabajo. Mucho menos oportunidades de apoyo social que pueden ayudar a reducir el estrés y la preocupación por la ansiedad por el coronavirus.

Sin embargo, hay otras formas de brindar y recibir asistencia, como más llamadas telefónicas, mensajes de texto y videochat. Nuestra ansiedad y miedos deben ser reconocidos, compartidos y mejor entendidos en lugar de ignorados.

La ansiedad persistente por coronavirus es desagradable de experimentar. Además, puede exacerbar enfermedades relacionadas con el estrés, como dolor de cabeza por tensión, presión arterial alta, estreñimiento, síndrome del intestino irritable o incluso un derrame cerebral.

¿Qué se puede hacer entonces? ¿Cómo podemos sentir menos ansiedad por coronavirus?

Prestar atención a las propias necesidades
Las respuestas estándar son útiles. Por ejemplo, en momentos de estrés, es bueno prestar atención a sus propias necesidades y sentimientos. Participe en actividades saludables que disfrute y encuentre relajantes. Haga ejercicio regularmente, mantenga rutinas de sueño regulares y coma alimentos saludables.

Otro buen consejo proviene de la Organización Mundial de la Salud. Minimice ver, leer o escuchar noticias sobre Covid-19. Es probable que una exposición excesiva provoque ansiedad o angustia. Lo mejor es buscar actualizaciones de información solo en un momento específico, una o dos veces al día.

Utilice la información solo de fuentes confiables y principalmente para que pueda tomar medidas prácticas para preparar sus planes y protegerse y proteger a sus seres queridos. Conocer los hechos; No rumores e información engañosa. Hacer lo que pueda basado en hechos puede ayudar a minimizar los miedos irracionales. Necesitamos protegernos de las noticias falsas que están circulando.

Manteniendo la ansiedad del coronavirus en perspectiva
Todos diferimos. Algunos más propensos a la ansiedad por coronavirus. No todos toleramos fácilmente la incertidumbre. Ya se trate de cosas que podrían salir mal con las relaciones, las finanzas, la salud y los medios de vida.

Entonces, a algunos les resulta más difícil seguir los consejos para mantener las cosas en perspectiva. Más fácil decirlo que hacerlo, podrías pensar. Entonces, ¿cómo hacemos eso?

Una respuesta se encuentra en la terapia psicológica llamada TCC. El gobierno del Reino Unido reconoce este enfoque como una forma efectiva de reducir la ansiedad. Se basa en parte en la idea de que aumentamos innecesariamente nuestra ansiedad por los errores que cometemos en la forma en que pensamos. Formas automáticas de ver las cosas debido a la percepción irracional y poco realista.

Sin embargo, la buena noticia es que el buen sentido proviene de la mente racional. Revela lo que está sucediendo sin la confusión de los sentimientos. Puede notar nuestros hábitos de pensamiento automáticos cargados de ansiedad. Pero necesitamos cultivar sus poderes de escrutinio.

Ansiedad por coronavirus y errores de pensamiento La
exageración es un tipo de error de pensamiento que puede aumentar la ansiedad por coronavirus. Ahí es cuando amplificamos nuestras dolencias como cuando sin mucha evidencia convertimos un resfriado común en la temida infección por covid-19. O quizás exagere las posibilidades de contraer la infección pensando en términos de una probabilidad mayor que la que muestran las estadísticas.

Otro error es llegar a conclusiones. Este error puede equivaler a convertir una información inocua en una catástrofe. Solo porque un ser querido hace cola en una línea de compras; no significa que no observarán el distanciamiento social. E incluso si no pueden hacer esto debido al comportamiento de los demás, no necesariamente tienen que infectarse. Si están infectados, es posible que no desarrollen ningún síntoma o síntoma grave. Solo porque se enfermaron tristemente, no se deduce que necesitarán hospitalización. Nuevamente, no todos los casos hospitalarios mueren trágicamente de la enfermedad. Para la persona muy asustada, solo ir a las tiendas puede equipararse con un alto riesgo de muerte.

Otro error que promueve la ansiedad por el coronavirus es atender selectivamente una cosa pero ignorar otra. ¿Solo notamos noticias negativas e ignoramos los aspectos positivos de la crisis? Simplemente enfocándose en lo que es alarmante y filtrando cualquier tendencia tranquilizadora.

En cuarto lugar, puedo mencionar la generalización excesiva. Por ejemplo, si suponemos que debido a que un miembro de nuestro vecindario muere de covid-19, entonces todos tendremos un grave riesgo de muerte también. Esto es una generalización excesiva del caso específico para todos.

Auto-reflexión y ansiedad por coronavirus
Es una buena idea atraparnos cometiendo estos errores de pensamiento. Pero requiere una autorreflexión cuidadosa. Esto se debe a que el pensamiento irracional es automático. Tan habitual que pasa desapercibido.

La meditación de atención plena puede ayudar a lograr la autoconciencia necesaria. A través de la autorreflexión y la meditación, podemos ser más capaces de observar nuestra ansiedad por el coronavirus y los pensamientos que lo acompañan de manera objetiva. Sin apresurarse a juzgar pero conservando una perspectiva equilibrada. Centrar la atención en el momento presente, mientras observa con calma los sentimientos, pensamientos y sensaciones corporales.

Esta disciplina le permite a uno retroceder emocionalmente de lo que sucede a su alrededor. Entonces podemos examinar nuestros pensamientos a la luz del día y desafiarlos si no son realistas. Si comenzamos a buscar formas de pensar más sensatas, se hace posible adoptar una actitud más tranquila.

Alguien dijo: «La preocupación no quita los problemas del mañana, quita la paz de hoy».

Supuestos subyacentes que afectan la ansiedad del coronavirus
Cuando nos preocupamos, es como si creyéramos que al preocuparnos por algún evento, de alguna manera podemos evitar que suceda. Pero esto es palpablemente falso. Es una de las suposiciones negativas que deben sacarse a la luz del día. Solo cuando está al aire libre podemos comenzar a desafiarlo. De lo contrario, continuará operando debajo de la superficie causando daños.

Para exponer tales suposiciones subyacentes a la luz del día, podemos usar el potencial que está incorporado en la humanidad. Este es el poder humano de la racionalidad.

En una escena de la película Zulu, los africanos nativos rodean a un pequeño grupo de soldados británicos en Rorke’s Drift. Se enfrentan a ser asesinados. Un joven privado expresa su miedo e incredulidad: «¿Por qué somos nosotros, por qué nosotros?» Un sargento lo mira y responde, como si esto fuera evidente: «Porque estamos aquí muchacho». El hombre no estaba pidiendo resignación pasiva, sino que implicaba que, cuando somos realistas sobre lo que está sucediendo, nos damos la oportunidad de aprovechar la situación al máximo tomando las medidas que podamos.

La mente racional dice ‘Al final solo podemos hacer lo que podemos hacer. Solo podemos seguir adelante con lo que está sucediendo en este momento. Con cualquier actividad en la que estemos involucrados, o en qué tarea estamos trabajando, o esos desafíos que enfrentamos actualmente «.

Algunas creencias inútiles
Nuestras creencias más profundas a menudo están ocultas bajo la superficie de nuestra conciencia. Quizás sin darse cuenta, algunas personas evitan todas las situaciones desagradables o indeseables. Se comportan como si creyeran que deben hacer esto. El problema es que la mayoría de nosotros debe lidiar con cosas que podrían salir mal con las relaciones, las finanzas, la salud, el trabajo, etc. Variamos en cuanto a la facilidad con la que enfrentamos la posibilidad de un revés y una decepción. Si nos enfrentamos a la posibilidad de fracaso, pérdida e incluso dolor, podríamos contemplar el futuro desconocido sin insistir en que siga nuestros mejores planes.

Entonces, ¿quién dice que no podemos controlar nuestras emociones en situaciones difíciles? ¿Quién dice que lograremos evitar tiempos peligrosos y peligrosos? ¿Y quién dice que debemos encontrar orden, certeza y previsibilidad en la vida?

En realidad, no siempre podemos tener lo que queremos. No importa cuál sea nuestra situación en la vida, siempre hay falta de conocimiento sobre lo que traerá el mañana. La incertidumbre siempre se ha incorporado al tejido de la vida. Y las cosas que no salen según lo previsto son inevitables. Ese es el caso para todos nosotros.

¿No es bueno el desafío de la incertidumbre? Sí, todos necesitamos un desafío. Puede mantenernos alerta.

Percepción
más profunda La percepción más profunda podría ser una idea que surge durante la autorreflexión. O tal vez es una intuición de la que nos damos cuenta durante la meditación. Alternativamente, podría ser una idea encontrada en la escritura sagrada.

Se puede suponer que ver lo que es bueno y verdadero puede ayudarnos a dirigir un curso a través de las complejidades de la vida. Posiblemente nos permita encontrar significado y propósito en nuestros problemas. Incluso ofrece ánimo y esperanza.

Sin embargo, tener una mentalidad natural dificulta este tipo de intuición. Algunas personas inteligentes cierran sus mentes a consideraciones más profundas. Adoptan una forma de pensar externa. Limitan su razonamiento a la información mundana. Esto tiende a limitar la creencia espiritual. No levantan sus mentes para pensar en términos de objetivos y propósitos, sino que se adhieren a causas y efectos naturales.

Fuerza curativa universal
Un ejemplo de una percepción más profunda es sintonizarse con una fuerza curativa universal. Según muchos pensadores espirituales, existe una fuerza vital dentro de la mente y el cuerpo. Un poder curativo universal que puede funcionar a través de las personas. Sugeriría que esto se demuestra, por ejemplo, por la curación natural de la piel pastada y la recuperación del resfriado común.

De ahí el viejo adagio médico ‘vis medicatrix natura’ (el poder curativo de la naturaleza). Según esta antigua idea, la mayoría de los trastornos seguirán su curso y el cuerpo se recuperará naturalmente.

El cuerpo utiliza esta fuerza curativa natural para repeler los microbios invasores. Sin embargo, las personas vulnerables tienen una resistencia natural debilitada, por ejemplo, debido a daños en su sistema inmunológico.

Un sentido más profundo de calma
Los escritores religiosos y otros escritores espirituales sostienen que una conciencia superior puede reducir la ansiedad natural. Hablan de crear tiempo para la tranquilidad y la quietud en medio de los acontecimientos cargados de ansiedad de la vida cotidiana. Y para una conexión significativa con el lado más profundo de la existencia, reflexionando sobre los valores y las cosas que consideramos sagrados.

Una sensación divina de calma proviene de un «lugar» en lo profundo de uno mismo y, sin embargo, también es una presencia entrante desde arriba. Esto probablemente suene un poco extraño si no eres de una persuasión religiosa, pero todo lo que puedo decir es que es muy real para mí.

Todos tienen algún tipo de idea de Dios. La mía vino de cuando era niño. Entonces, todas las noches mi madre me acostaba y decía la Oración del Señor conmigo, antes de besarme buenas noches y apagar la luz. Y, cuando era adolescente y más tarde, ensayaba en silencio esas pocas frases solo cuando me iba a dormir. Y como consecuencia, siente la presencia pacífica del Señor Jesucristo. O al menos mi imagen de él.

Una presencia de amor me parece la esencia de un sentido interno de calma y paz; sintiendo verrugas totalmente aceptadas y todo, totalmente abrazado por la compasión incondicional y la misericordia del amor desinteresado. Este sentido de la Presencia Divina al conversar con Dios se siente como un asunto tan personal y privado. Un poco como estar en una sesión de asesoramiento.

Asesoramiento para la ansiedad por coronavirus
El consejero ayuda a las personas ansiosas a entrar en un estado mental autorreflexivo. Esto significa que pueden hablar sobre sus sentimientos y experiencias. Además, pueden escucharse a sí mismos hablando sobre tales asuntos y, por lo tanto, comenzar a adquirir autoconocimiento.

Muchos piensan que rezar es conectarse y escuchar a un Consejero Divino mientras comparten sus preocupaciones personales.

Yo diría que la oración puede llevar a los creyentes religiosos a pensar en sus vidas de una manera diferente, por ejemplo, ‘poniéndose en la mente de Cristo’. En otras palabras, sienten que ver sus propios miedos y preocupaciones a la luz de su imagen de lo que es verdaderamente sabio y compasivo los saca de sí mismos y eleva su espíritu a un nivel más alto de paz y calma.

Recuerdo las palabras de Cristo

«No te preocupes por el mañana, porque mañana se preocupará por sí mismo. Cada día tiene suficientes problemas propios».

Article Source: http://EzineArticles.com/10280485

error: Content is protected !!