Calderón aseguró que le gusta cantar las rancheras pero que eso no lo hace un alcohólico

En una entrevista con Adela Micha, el ex mandatario aclaró que goza de buena salud

Durante su mandato, la periodista Carmen Aristegui sugirió que Calderón podría padecer alcoholismo

El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, en entrevista con Adela Micha para El Financiero TV, aseguró que le gusta cantar las rancheras pero que eso no lo hace un alcohólico.

Cuando la periodista le preguntó: “¿Sí te echas tus tequilas?”, él respondió: “No, mira, cuando tengo amigos por supuesto y me gusta mucho convivir con mis amigos, me gusta mucho cantar, ya no canto porque con este mito que me armaron, esta gran mentira, pues mejor me cuido. Pero sí, sí me gusta convivir y estar con mis amigos y cantar y me gustan las canciones rancheras, etcétera, ¿y qué?, eso no me hace un alcohólico y me parece totalmente injusto que lo digan, afortunadamente yo tengo, gozo de cabal salud y prefiero que me mientan sobre eso a que digan que Calderón se robó un solo centavo de la Presidencia, porque no lo hice, pueden inventarme lo que quieran”, declaró el ex mandatario.

Calderón Hinojosa consideró que es una “fregadera absoluta” el hecho de que algunas personas digan que es un alcohólico.

“Para mí es una fregadera absoluta, una gran mentira, yo la verdad practico deporte todos los días, jamás falté a mis responsabilidades como presidente, ustedes en los medios lo pudieron ver, yo tuve más de 3 mil eventos públicos, Adela, más de mil discursos como presidente, empezaba a las 6:30 de la mañana acompañando a mis hijos a desayunar para que se fueran a la escuela, terminaba a las 10, 11 de la noche, íntegramente, la verdad es una gran calumnia que el propio Federico Arreola, quien la inventó, reconoció que era una mentira sobre mí”, explicó.

Durante la conversación, Calderón Hinojosa dejó claro que disfruta mucho la compañía de sus amigos y celebra cuando tiene la oportunidad de convivir con ellos.

“Tengo muchos, mucho amigos y me siento muy contento y me gusta mucho disfrutar de su compañía, cuando hay una oportunidad, mi cumpleaños, cuando hay una carne asada que me encanta estar con ellos, pero de ahí a que me digan todo lo que me han dicho, me parece injusto, pero mira, soy alguien que ha aprendido a no cargar en la vida sentimientos o agravios o resentimientos que no te dejan ser feliz”, sentenció.

Todo comenzó el 4 de febrero del 2011, cuando la periodista Carmen Aristegui informó sobre una manifestación en la Cámara de Diputados por parte de legisladores del PT, que aseguraban que el entonces presidente era alcohólico.

“Dejemos la pregunta abierta: no es la primera vez que se habla de este tema, de un presunto alcoholismo de Felipe Calderón, si usted es usuario de las redes sociales pues en ese circuito de comunicación de la sociedad mexicana es frecuente ver expresiones que aluden a esa circunstancia que no podemos corroborar, no hay información específica que nosotros dispongamos de ella para saber si efectivamente el presidente de la República tiene o no problemas de alcoholismo, pero es un tema delicado, por supuesto que hay que verlo con la gravedad del asunto, saber si hay o no ese problema, si hay o esa problemática en la persona de Felipe Calderón Hinojosa”, expresó en ese entonces la periodista mexicana.

Aristegui resaltó la importancia de que la sociedad mexicana debía saber la condición de salud de los presidentes.

“Sí merecería una atención seria, particular sobre esta interrogante tiene o no problemas de alcoholismo el presidente de la República, debería realmente la propia Presidencia de la República dar una respuesta clara, nítida, formal al respecto, no hay nada de ofensivo eso cuando alguien si es que fuera el caso, atraviesa por un problema de esta naturaleza”, agregó.

En tanto el expresidente Felipe Calderón respondió a las suposiciones diciendo: “Federico Arreola dijo que yo era alcohólico y luego dijo “Calderón me calumnió y luego yo lo calumnié”, se siguieron ahí colegas tuyos, Adela, dándole vuelo a la hilacha, no me acuerdo si fue Carmensita, sí, creo que sí”.

“Carmen siguió con el rollo contra mí; y los dueños de MVS, Joaquín Vargas, que querían que yo les diera una concesión que valía mucho dinero, la banda 2.5, me dijeron: “que pena”, que estaban muy apenados, que la iban a correr, yo le dije a un colaborador: dile que no estamos pidiendo que la corran, que estamos muy indignados por las mentiras que se dijeron, pero que es su negocio, ellos toman sus decisiones. Finalmente no la corrieron porque no se los pedimos, a pesar de que el agravio había sido bastante fuerte”, reveló el ex presidente.

De acuerdo con Nación 321, el exmandatario mexicano declaró que no iba a ceder al chantaje de un empresario que quería una concesión que valía 2 mil 500 millones dólares gratis.

error: Content is protected !!