El pastor que “curaba la homosexualidad”, se enamoró y se casó con otro hombre

Tras más de 20 años de formar parte de una iglesia evangelista, el pastor John Smid decidió salir del clóset y asumir su homosexualidad de manera pública, pero su sinceramiento no quedó ahí, sino que anunció al mundo que se casaba con el amor de su vida: otro hombre.

Este caso podría ser una bella historia de amor, y vaya que lo es; sin embargo, lo curioso de este hecho es que Smid militó durante años en un grupo religioso que trabajaba por modificar la orientación sexual de las personas; es decir, pretendía “convertir” en heterosexuales a las personas homosexuales.

Smid dirigía la organización Love Action, la cual llevaba a cabo campamentos enfocados a mitigar la homosexualidad de las personas bajo el argumento de que dicha orientación sexual es un pecado.

“Queríamos enseñar los males de la homosexualidad, por qué era un pecado, por qué estaba mal, cómo podía dañar sus vidas. No nos dimos cuenta de que en sus corazones había cosas que no les permitiríamos compartir”, recordó John Smid, en entrevista para CNN.

Antes de aceptar que era homosexual, Smid vivió casado con una mujer y procreó con ella varios hijos. El hombre seguró que durante este matrimonio se dio cuenta de que era homosexual, por lo que se divorció de su esposa en 1980. Cuatro años después, Smid comenzó a profesar el cristianismo, en ese momento fue cuando se interesó por las terapias de conversión y así surgió Love Action.

Sin embargo, con el paso del tiempo el pastor se percató que era imposible modificar la homosexualidad y que quienes lo intentaban no eran plenos: “El poder del Dios no pudo con la enfermedad, sentí que el señor me había abandonado”, comentó en una entrevista.

Fue así que finalmente el hombre aceptó ser un hombre gay, dejó el grupo que lideraba y anunció que se casaría con el amor de su vida: Larry McQueen, con quien contrajo matrimonio en 2014.

“Ahora, cuando miro hacia atrás, me doy cuenta que realmente no se puede cambiar orientación… Y sin embargo, en ese momento realmente creíamos que íbamos a rescatar a estos niños de una vida homosexual… así que los preparamos para ser como una fachada, para una imagen falsa de lo que sería la vida”, explicó Smid.

Desde entonces, Smid dirige “Grace Rivers”, un grupo religioso que está enfocado a trabajar con personas LGBT que quieren acercarse a Dios sin tener que condenarse a sí mismos.

“(Es un lugar para ) aquellos que se llaman a sí mismos homosexuales y quieren buscar una relación con Dios en un lugar donde puedan hacerlo”, explicó el pastor.

Con información de CNN y Huffington Post.

error: Content is protected !!